Cultivating new space: The Hope Garden..Cultivando nuevos espacios: La Huerta de la Esperanza

....

Our 2-hectare garden is constantly changing. This year, we look back on the days of the heavy rains that created an enchanted forest with pumpkins hanging from trees and maracuyá creeping faster than it could be harvested. But after a couple winters with less rain than expected, Rio Muchacho is a bit thirsty.

That’s not to say, however, that we can’t cultivate crops that can survive without the occasional torrential downpour. Though May through December is blanketed with clouds that give only mist, the weather is still as humid as ever, which allows for a wide range of leguminous crops, such as flowering bean plants with vines that wrap around whatever they can get their tendrils on and tall-standing okra that alone could feed us daily. A big part of cultivating land is learning about what the land prefers. In our unique climate of both wet and dry tropical forest, banana trees, papaya, coffee and other tropical crops thrive with little attention, as do root crops such as yucca, ginger and turmeric.

But where the weeds grow untamed, dropping their seeds when pulled and popping up faster than the carrot sprouts we sow with love, baby tomatoes and lettuce that we love so much won’t survive like strong banana stalks. So, to give our more intensive crops a chance, we are working daily to renovate an area that, until now, we call the “hache” as it corresponds with the easternmost plot of our 2 hectares, the “H” section on our map.

The Hope garden, as it is now called, is Rio Muchacho’s newest garden experiment. There we have been implementing rows of bamboo beds in which we planted tomato, eggplant, pepper, basil, lettuce and other greens. In between we have rows of pineapple, which in less than a year will be producing more fruit than we have mouths to feed.

The most important members of our new garden, however, are seven happy ducks. Our ducks, along with a few chickens, help keep weeds under control and, hopefully, have been working on keeping the snail population at bay. To make sure the ducks don’t accidentally step on baby lettuce or tomato, we fenced the cultivated area with recycled materials so they can walk around a corridor like guards, catching any snail en route to munch on plant leaves and stems.

With the help of our workers, volunteers and interns, the Hope garden is a project to revive the soil with the droppings of our feathered friends, nutrient-rich compost and crop rotation. We visit daily with jugs of water and our best intentions for a healthy earth.

Check back soon for updates about our ongoing projects!

..

Nuestra huerta de vegetales, hortalizas y frutas de 1.5 hectáreas está en constante cambio. Este año nos acordamos de los días en que las fuertes lluvias crearon un bosque encantado con calabazas colgando de árboles y maracuyá creciendo más rápido de lo que podía ser cosechado. Pero después de un par de inviernos con menos lluvia de lo previsto, Río Muchacho está un poco sediento.

Sin embargo, eso no quiere decir que no podamos producir cultivos que puedan sobrevivir sin ocasionales lluvias torrenciales. Aunque de mayo a diciembre está cubierto de nubes que dan solo niebla, el clima es tan húmedo como siempre, lo que permite una gran variedad de cultivos de leguminosas, como plantas de fréjol en flor con enredaderas que se envuelven en todo lo que pueden conseguir y okra que crece alto y que podría alimentarnos a diario sin necesidad de otros vegetales. Un gran aspecto de cultivar la tierra es aprender sobre lo que la tierra prefiere. En nuestro clima único de la transición de los bosques tropicales húmedo y seco, los plátanos, la papaya, el café y otros cultivos tropicales prosperan con poca atención, al igual que los cultivos de raíces como la yuca, el jengibre y la cúrcuma.

Pero donde las malas hierbas crecen indomables, dejando caer sus semillas cuando se secan y apareciendo más rápido que los brotes de zanahoria que sembramos con amor, los tomates bebé y la lechuga que tanto amamos no sobrevivirán como tallos de plátano fuertes. Entonces, para dar una oportunidad a nuestros cultivos más intensivos, estamos trabajando diariamente para renovar un área que, hasta ahora, llamamos "hache", ya que corresponde a la parcela más oriental de nuestra huerta, la sección "H" en nuestro mapa.

Este jardín H, Hope (jardín de la esperanza o Huerta de Stefy en recuerdo a la mujer ecuatoriana que se apasionó por mangtenerla), como se lo llama ahora, es el experimento de jardín más reciente de Río Muchacho. Allí hemos estado implementando hileras de camas protegidas con bordes de bambú en las que plantamos tomate, berenjena, pimiento, albahaca, lechuga y otras verduras. En el medio tenemos filas de piña, que en menos de un año producirán más fruta de la que se necesita para alimentar a todos.

Sin embargo, los miembros más importantes de nuestro nuevo jardín son siete patos felices. Nuestros patos, junto con algunos pollos, ayudan a mantener las malezas bajo control y, con suerte, han estado trabajando para mantener a raya a la población de caracoles invasores. Para asegurarnos de que los patos no pisen accidentalmente la lechuga o el tomate, cerramos el área cultivada con materiales reciclados para que puedan caminar por un pasillo como guardias, atrapando cualquier caracol en ruta para masticar hojas y tallos de las plantas.

Con la ayuda de nuestros trabajadores, voluntarios y pasantes, el jardín Hope es un proyecto para revivir el suelo con los excrementos de nuestros amigos emplumados, compost rico en nutrientes y rotación de cultivos. Visitamos diariamente con jarras de agua y nuestras mejores intenciones para una tierra sana. Ahora tenemos un sistema de irrigación por goteo, más eficiente, menos consumo de agua, menos producción de malezas.

¡Vuelve pronto para recibir actualizaciones sobre nuestros proyectos en curso!

....

....

Celine, our sustainability intern, cradles one of our ducks on a cloudy afternoon in the garden. At the time this photo was taken, the garden only had 3 vegetable beds. Today, we have seven beds and are working on adding three more!

..

CELINE, NUESTRa INTERNa DE SUSTENTABILIDAD, ACUÑA UNO DE NUESTRoS PATITos EN una tarde NUBlada EN EL JARDÍN. EN EL MOMENTO EN QUE ESTA FOTO FUE TOMADA, EL JARDÍN SÓLO TENÍA 3 CAMAS DE VEGETALES; HOY, ya tenemos cubierta el area CON camas DE vegetales, HORTALIZAS Y UN ARBOL ESPECIAL QUE USTED PUEDE INVESTIGAR: EL “BACAO”.

....