Straight from the Volunteer's Mouth: A Word from Tamás..Directamente de la boca de un voluntario: una palabra de Tamás

....

The following piece was kindly provided by Tamás, one of the farm's long term volunteers. He hails from Hungary and plans to spend the next six months learning the in's and out's of life on Rio Muchacho. 

It's quarter past eight – it's already totally dark. We have finished our dinner with the volunteers in the open-air, bamboo and cane covered dining room. Night insects play their nocturnal symphony all around. None of us has checked e-mail, Facebook, or WhatsApp for at least five days; what is more: we have not even received or made a cellphone call. However we are indeed quite well. ☺ If we have tourists staying, we spend time listening to each other's experiences, adventures or different new ideas of sustainability; if it's just us the longer-term volunteers, then it's a normal, relaxed evening spent chatting about what jobs we had during the day or whose turn it is to wash the dishes. One of us is usually making popcorn, a popular Ecuadorian snack, on the old stove . Maybe it will serve for a movie (also open-air) if one still fits into our evening. In this isolated silence with these several people I feel as if I work at a space station here at Río Muchacho farm. I do have community with my fellows and I do care about real-world things all my days here.

..

El siguiente artículo fue amablemente proporcionado por Tamás, uno de los voluntarios a largo plazo de la finca. Es oriundo de Hungría y planea pasar los próximos seis meses aprendiendo acerca de la vida en Río Muchacho.

Son las ocho y cuarto, ya estámos totalmente a oscuras. Hemos terminado nuestra cena con los voluntarios en el comedor de bambú y caña al aire libre. Los insectos nocturnos juegan su sinfonía nocturna por todas partes. Ninguno de nosotros ha revisado el correo electrónico, Facebook o WhatsApp durante al menos cinco días; todavía más, ni siquiera hemos recibido ni hemos hecho una llamada a un teléfono celular. Sin embargo, estamos bastante bien. ☺ Si hay turistas hospedándose, pasamos tiempo escuchando sus experiencias, aventuras o diferentes ideas nuevas de sostentibilidad de los demás; si solo estamos nosotros los voluntarios a más largo plazo, entonces es una tarde normal y relajada dedicada a conversar sobre los trabajos que tuvimos durante el día o de quién es el turno de lavar los platos. Uno de nosotros suele hacer palomitas de maíz, canguil, el snack popular en Ecuador, en la antigua estufa. Tal vez sirva para una película (también al aire libre) si aún hay tiempo en nuestra noche. En este silencio aislado con estas personas, me siento como si trabajara en una estación espacial aquí en la finca de Río Muchacho. Estoy en comunidad con mis compañeros y doy importancia a las cosas del mundo real durante mis días aquí.

....